El ecosistema de una ciudad inteligente: un paso necesario.

El ecosistema de una ciudad inteligente: un paso necesario.

Una ciudad inteligente está compuesta por un conjunto de sistemas que se interrelacionan para facilitar el funcionamiento e impulsar el desarrollo de la ciudad. Estos sistemas están presentes en diversos grupos tales como sus residentes, empresas, organismos gubernamentales y visitantes.

Un ecosistema inteligente construido adecuadamente proporciona un valor agregado a las diferentes partes involucradas. La misión general de una ciudad inteligente es optimizar las funciones e impulsar el crecimiento económico, al tiempo que mejora la calidad de vida de sus ciudadanos.

Estas ciudades basan su desarrollo en la tecnología y se centran en los resultados. Se le da más valor a lo que eligen hacer con la tecnología y no solo a cuanta tecnología puedan tener. Se le conoce como un lugar en el que se quiere vivir, trabajar y ser parte.

Las características clave para determinar la inteligencia de una ciudad incluyen:

  • Iniciativas ambientales: para el control de la contaminación del aire, las energías renovables y las soluciones de gestión de residuos.

  • Infraestructura basada en tecnología: la vigilancia de calles concurridas es una iniciativa que permite analizar los datos recopilados para detectar problemas que afectan el ecosistema.

  • Un sistema de transporte público de alto rendimiento: donde se cuente con carriles rápidos inteligentes y adaptativos y carriles lentos (ciclismo, caminata) como también la oportunidad de monitorear el flujo de vehículos y condiciones de trafico al alcance todos los usuarios.

  • Un sentido seguro de planificación urbana: que cuente con redes inteligentes para el control y la gestión del consumo de energía, la detección de fugas de agua y el control de la potabilidad. Estos son solo algunos aspectos relacionados con los servicios públicos.

  • Conectividad como capacidad estratégica: Los datos son el alma de la ciudad inteligente. Los arquitectos de ecosistemas tienen la oportunidad de interconectar a toda la ciudad por medio de redes públicas y privadas. Además, protegen la información recopilada y la utilizan de acuerdo a los deseos y necesidades de sus propietarios, brindando confianza a todos los usuarios. Por lo tanto, la infraestructura debe ser robusta, resistente y confiable.

Las ciudades del mañana son diseñadas por los arquitectos de ecosistemas de hoy, quienes podrían ser residentes, comunidades, organizaciones y empresas que buscan formar una economía inteligente, movilidad inteligente, un entorno inteligente, vida inteligente, gobernanza inteligente y ciudadanos inteligentes.

Se estima que para el año 2025 el mercado de productos y servicios para ciudades inteligentes tendrá un valor de $2.57 billones, creciendo a un ritmo promedio de 18.4% por año. Crear alianzas con personas, entes y empresas que trabajen en favor de las tecnologías del futuro te permitirá estar siempre un paso adelante.

https://www.visualcapitalist.com/wp-content/uploads/2017/08/smart-cities.html

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede Interesar